Motiva a tu equipo de ventas

Fuente: http://www.comercionista.com

Una vez que has contratado personal para tu tienda te habrás convertido en jefe de equipo. Tu tarea como líder es mantener la cohesión de grupo, supervisar la buena realización de sus tareas y motivar al personal para conseguir resultados óptimos. Aquí te ofrecemos algunos consejos útiles a tener en cuenta.

  • Conservar una actitud positiva

El trabajo del minorista es un esfuerzo del día a día, no todos los días se obtienen los mismos resultados. Trabajando duro, teniendo una buena comunicación con tus empleados y tomando las decisiones correctas sobre tus productos podrás obtener resultados crecientes.

Siempre que tú tengas una actitud positiva en la relación con tu equipo de ventas y puedas motivarles a tener también ellos esa actitud, se podrá mantener una atmósfera entusiasta que se contagiará en ambas direcciones.

Entusiasmo – Emociones positivas – Clientes felices – Más ventas = más beneficios

  • Ofrecer horarios flexibles

Pregunta a tus empleados con antelación cuando necesitan días libres, analiza tu disposición o la de otros compañeros para hacer cubrir los horarios. Si tu negocio marcha lentamente, ofrece bonificaciones económicas para el tiempo de vacaciones a tu mejor vendedor. Agradecer y sorprender con ciertos beneficios les motivará para ser más leales y ellos te lo agradecerán mejorando su trabajo.

  • Animar de forma creativa

Si las ventas están tranquilas siempre puedes tomarte un tiempo para desarrollar nuevas promociones, anuncios, hacer inventario, mejorar el servicio al cliente y dedicarte a aspectos necesarios de la tienda, que a veces pasan desapercibidos. Siempre puedes obtener aportaciones de tu equipo realizando un ‘brainstorming’ o lluvia de ideas. A menudo es una práctica muy útil y divertida, además, es una forma de implicar a tus empleados en ciertas decisiones del negocio. Quizá haya cuestiones que no se te hayan ocurrido, entre las sugerencias aportadas por todos, podéis encontrar soluciones originales y eficaces.

  • Ser abierto, no intimidar

Deja saber a tu equipo que tu puerta está siempre abierta. Apóyales y escucha sus ideas e inquietudes. Crea una atmósfera familiar, donde la gente pueda sentirse a gusto y en confianza, tanto en los buenos momentos como en los malos.

  • Tener algo de diversión

Todo trabajo y nada de distracción puede resultar demasiado aburrido. No tomes tu negocio siempre con excesiva seriedad. Relájate y disfruta de algo de tiempo libre cuando tu negocio no esté en momentos de pleno apogeo. Es inútil estar dando vueltas por la tienda si no hay clientes durante un rato, sal y toma un corto respiro o acude al taller u oficina, para revisar cómo van las cosas. Igualmente, con tus empleados, ofréceles ratos de descanso, para que se puedan airear o tomar algo, son pequeños detalles que aseguran un mejor rendimiento.

Aprovecha los momentos tranquilos para descubrir nuevas vías hacia las que enfocar tu negocio y dirigirlo al futuro por el mejor camino. Comparte tus descubrimientos con tu equipo de ventas durante reuniones relajadas y amenas. Ellos entenderán tu motivación y se sentirán más seguros de sí mismos y de su porvenir dentro de la empresa.

  • Recuerda el cumpleaños y aniversario de tus empleados

Celebra con tu equipo las fechas señaladas. Puedes preparar alguna celebración anual por todas las ventas de tu equipo o por fechas señaladas como Navidad. Hazles sentir especiales con algunos regalos sorpresa, prepara una salida con tus empleados y sus familias fuera de la ciudad o una cena en un restaurante, pero apartados del lugar de trabajo.

  • Días para fisgonear

Coge a tus empleados de vez en cuando y llévales a las tiendas de la competencia. Si tienes un equipo grande, puedes hacer varios grupos y dividiros o ir diferentes días. Aprovecha para hacer una divertida excursión que, además, será productiva. Puedes analizar la situación de otros comercios incluso en otras localidades y negociar para la adquisición de sus productos o para vender los tuyos en esa área de difícil alcance para ti.

Tus competidores pueden ser a veces tus mejores aliados. Esto puede ser una buena lección para tu equipo, y pueden entender que hacer amigos entre la competencia es una ventaja competitiva.

Después del tour, puedes llevarte a tu equipo de comer o a cenar y comentad de forma distendida las cosas que la competencia está haciendo bien o mal. Los puntos fuertes de la competencia son los lugares donde debéis tener más cuidado.

Al mostrar y hacer consciente a tu equipo de vuestras propias fortalezas y debilidades, sabrán el terreno por el que caminan y se sentirán más seguros de sí mismos para seguir adelante.

Todo jefe busca en su equipo cohesión, eficacia y confianza, para ello debe cuidar de forma extrema el trato a sus empleados. Una buena formación en atención al público y técnicas de venta, y una atmósfera distendida pero seria, en la que haya ciertos incentivos que motiven el trabajo del personal, hará que tu negocio sea sólido y obtenga beneficios crecientes. Un trabajador entusiasta es la mejor fórmula para obtener buenos resultados, si tú actúas como líder de un equipo, serás el responsable de dicha motivación, ¡no la descuides!

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en 10 ORGANIZACION DE LA VENTA. Guarda el enlace permanente.