LA IMPORTANCIA DE LAS TRANSICIONES A LA HORA DE HABLAR EN PÚBLICO by @recomendador

Como formador en técnicas de venta he observado la importancia de un elemento aparentemente irrelevante en la impresión general causada por un buen orador que hace su presentación: son las TRANSICIONES. Y no me refiero con este término a la forma de pasar de una diapositiva a otra en el archivo powerpoint que utilizamos como apoyo. Aprovecho para hacer un apunte y comunicaros el grato descubrimiento de PREZI (original, diferente, rompedor, y con transiciones no vistas antes).

A lo que me refiero es a lo poco que suelen trabajar las transiciones los vendedores, hecho que yo resumo con la frase “El vacio del clic”, porque no han pensado nada al respecto, ¡le dan a pasar a la siguiente diapositiva y ya está!. Seguro que habrán pensado cómo empezar su actuación, cómo terminarla, el guión de la exposición (puntos a tratar), pero no han pensado conscientemente sobre el paso de un punto a otro de una forma verbal. Así, se suele repetir la expresión: “Ahora,…” a medida que le damos al clic cada vez. No han reflexionado sobre que una diapositiva puede ser introducida antes de ser vista siendo relacionada de alguna manera con la diapositiva anterior. Hay que enlazar un punto  con otro, construyendo un discurso. No puede considerarse discurso a la sucesión de puntos inconexos. Hay que entender las diferentes diapositivas no como puntos aparte sino como puntos seguidos.

En este aspecto, me parece que PREZI puede ayudarnos más que Powerpoint porque cada parte de la presentación es un elemento del conjunto visual que nos permite hacer PREZI. Con PowerPoint las diapositivas van una tras otra de forma lineal (un formato más rígido).

También entiendo por transición esos momentos de obligada coordinación que han de prepararse en toda  presentación a dúo, o en equipo: hay que trabajar antes de la puesta en escena no sólo los puntos que va a exponer cada orador, sino el cómo se van a dar el paso el uno al otro, y el otro al uno; poniendo en juego no siempre la misma fórmula que contribuya a aumentar la percepción de nuestra presentación como monótona. También hay que trabajar el aspecto no verbal, es decir, ¿Cuándo yo dejo de hablar y doy paso a mi compañero, dónde me sitúo? ¿me siento, permanezco de pie, etc.? Eso hay que hablarlo antes del estreno, y no dejarlo a la espontaneidad y la improvisación.

Resumen: Trabajar las transiciones es la diferencia entre lo normal y lo excelente.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en 9PRESENTACION DE VENTAS. Guarda el enlace permanente.